La casa que se tragó el otoño | Antonio Costa Gómez

Editorial: Europa Ediciones
Precio: € 14,90
Género: Narrativa
Colección: Edificar Universos
Páginas: 182
Idioma: español
EAN: 978-88-5508-397-3

«Y cada segundo de aquel mes en Buenos Aires fue como una novela o un poema de Rilke, ilusión de una vida fantasiosa».

 

Una historia de amor entre una amante de la fotografía y un escritor, que durante una corta estancia en una ciudad extranjera, donde pareciera haberse quedado un pedazo de Europa, realizan una ruta literaria que describe al detalle lo visto, lo sentido y lo escuchado por estos viajeros. Ella, una colombiana hecha un torbellino de energía y él, un español que fantaseaba hacer realidad las novelas de su cabeza. La casa que se tragó el otoño es el diario del viaje vivido por esta pareja durante su mes en Buenos Aires. Pero no fue un viaje cualquiera, pues ellos crearon un mundo propio en el que fantaseaban con lo que los escritores que más admiraban pudieron ver o sentir en esos lugares que visitaban. Solo ellos podían admirar algo que para el turista común pasaría desapercibido. Una aventura poco usual de visitar los sitios donde los escritores famosos de Latinoamérica han pasado sus días, sus noches y amaneceres volcando sus más profundos sentimientos. Como fanáticos sin límites, lograban transmitir a todos los que conocían esa emoción que sentían al estar en esa especial ciudad, y en cada página el lector se transportará a ese mundo novelesco y mágico lleno de cultura, historia y poesía.

 

Antonio Costa Gómez

Nació en Barcelona en 1956, creció en Lugo. Es licenciado en Filología Hispánica, en Historia del Arte. Publicó libros de todos los géneros: «Revelación» (con prólogo de Ernesto Sábato), «El tamarindo», «Las campanas», «La reina secreta», «La seda y la niebla», «Las fuentes del delirio», «La calma apasionada», «Mateo, el maestro de Compostela», «El fuego y el sueño», «El huevo», «El misterio del cine». Llegó a la última votación del Premio Nadal 1994 con «Las campanas». Estuvo entre los finalistas del Premio Herralde en 2014 con «El misterio del cine». Y entre los finalistas del Azorín en 2018 con «El saber apasionado». Fue traducido al francés y al rumano